Jimena Martín

A nivel físico, trabajo con las residentes para fortalecer la postura, aumentar la flexibilidad, tomar contacto con la respiración y mantener la masa muscular. Además, la práctica regular de yoga tiende a reducir el sentimiento de depresión y soledad y estimular las relaciones sociales. Mis clases apuntan a ejercitar la coordinación, la relajación y el equilibrio, calmar la mente, mejorar la memoria y el estado de ánimo. Y, en última instancia, a conectarlas con el amor propio y hacia todo lo que nos rodea.